“¡Por el Chile que aún nos debemos!”, CUT se sumó a masiva celebración del Triunfo del NO: Avanzando hacia el Paro Nacional Activo 8nov.

A 30 años del Triunfo del NO a la continuidad del dictador Augusto Pinochet en el poder, a lo largo de todo el país se celebraron actos culturales y concentraciones para conmemorar este nuevo aniversario del Plebiscito del 5 de octubre de 1988. En la capital, miles de personas se congregaron en la explanada de Avenida Bulnes (centro de Santiago) en un acto cultural artístico que fue una verdadera fiesta popular, ciudadana y democrática.

La CUT también estuvo con sus banderas  en alto celebrando este día histórico: “Por el Chile que nos debemos, por los cambios que aún faltan, por el proceso que vivimos con la recuperación de la democracia, por la unidad social y política. Son puntos centrales que marcan está conmemoración y nosotros como Central Unitaria de Trabajadores no podíamos estar ausente de este minuto en que se reafirma la convicción democrática de nuestro país y donde el mundo social y los partidos políticos fueron fundamental: Todos juntos, nadie sobraba, todos éramos necesarios para hacer esa gran manifestación en el marco del Plebiscito del 5 de octubre”, dijo la presidenta de la CUT Bárbara Figueroa  encabezando la presencia de la Central en esta manifestación y cantando también una de las canciones emblemáticas de la década de los 80: “Adiós general” que interpretó el grupo Sol y Lluvia, una de las agrupaciones artísticas que participaron en la jornada que comenzó a las 17:00 finalizando a eso de las 22:00 horas.

El voto del 5 de octubre contenía el titular: Plebiscito Presidente de la República.  A renglón seguido, solo aparecía el nombre de Augusto Pinochet Ugarte y bajo su nombre: SI   NO. De tal manera que la opción “SÍ” establecía la mantención en el poder de Pinochet  hasta 1997 y la opción “NO” significaba el llamado a elecciones parlamentarias y presidenciales el siguiente año. En el archivo de la Biblioteca del Congreso Nacional, se consigna que: “Uno de los elementos más distintivos de este proceso electoral, dice relación con la masiva participación ciudadana, luego de más de 15 años de ausencia de votaciones populares se inscribieron en los registros electorales 7.435.913 ciudadanos, lo que equivale a un 97,53% de los ciudadanos habilitados para hacerlo. Nunca antes en la historia política-electoral de Chile se había inscrito tal porcentaje de ciudadanos. Luego de una corta campaña electoral, que legalmente tuvo una duración de 30 días, los resultados fueron los siguientes: De un universo electoral total de 7.236.241 votos escrutados, válidamente emitidos, el Sí obtuvo 3.111.875 sufragios, equivalentes al 43% de las adhesiones ciudadanas, en tanto la opción No obtuvo 3.959.495 votos, equivalentes al 54,70% de los votos válidamente emitidos. Con ello, el general Augusto Pinochet debió convocar a elecciones presidenciales y parlamentarias, para finalmente entregar el mando del país el 11 de marzo de 1990”.

En este tremendo respaldo al NO, Figueroa destacó el rol que jugó el “movimiento de los trabajadores, que no cabe duda que fue muy importante. En el ´83  fue la primera protesta convocada por la Confederación de Trabajadores del Cobre, en ese minuto liderada por Rodolfo Seguel, pasando por las convocatorias del Comando Nacional de Trabajadores y la Coordinadora Nacional Sindical. Efectivamente, estábamos evidenciando y viviendo un tiempo en que las organizaciones  sindicales y sociales eran tremendamente relevantes junto con el rol de los partidos políticos. Era la acción social, sin duda, clara legitima, necesaria pero también la del mundo político”.

Y en esa misma perspectiva histórica de amplia unidad social-cultural y política, es que Figueroa reafirmó la convocatoria a un gran Paro nacional Activo para el próximo jueves 8 de noviembre que ya ha anunciado la Central. Esta movilización,  “es precisamente una convocatoria social y política que involucre a todos y todas”, dijo la dirigente.

El llamado de la CUT es  a expresar, activamente y de distintas formas, el descontento ciudadano  no solo con el Plan Laboral 2.0 de Piñera también con sus contrarreformas y medidas con las que está profundizando aún más las desigualdades en nuestro país: ¡Ya basta de alzas de los precios, sí al alza de los salarios!, ¡Por un trabajo decente!, ¡Por pensiones más dignas: No +AFP!, son algunas de las tantas consignas invocadas por las que hay que luchar. De esta manera, la convocatoria al mundo social, cultural y político, es a realizar paros de 24 horas, paros parciales, paralizaciones por horas, concentraciones o actos en las empresas o en sus frontis, marchas y/o cacerolazos por el Chile que aún nos debemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *