Noticias

Trabajadores(as) de Fundación Integra mantienen Paro indefinido

Dependiendo del tenor de la última propuesta del Gobierno- que podría entregarla en las próximas- los trabajadores  (en su mayoría mujeres) de los más de 1200 jardines infantiles y salas cunas que tiene Fundación Integra a lo largo del país, mantendrán o no el Paro  de actividades que se extiende ya por seis días. Las principales demandas que no están siendo escuchadas, son el aumento de la dotación de personal y  avanzar en la disminución de la gran brecha salarial que existe aún entre los trabajadores(as) de Integra y de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) sobre la cual existe un acuerdo desde el año 2014.

Así lo manifestó este lunes, la presidenta del Sindicato Nacional  N°2 de Trabajadores de Fundación Integra, Yobana Salinas. Este sindicato, junto al Sindicato N°1 y al Sindicato Nacional de Trabajadores de Fundación Integra (Sinati), son los que están movilizados y representan a más de 20 mil trabajadores de Integra; institución que forma parte de la red de fundaciones de la Presidencia de la República, específicamente de la figura de la “Primera Dama”, es decir en estos cuatro años,  de la  esposa del Presidente Piñera,  Cecilia Morel. El organismo atiende a más de 90 mil niños y niñas.

Nos manifestaron que ahora están conversando la institución con el ministerio de Hacienda. Ahí imagino que tendrán  que presentar una propuesta distinta. Estamos esperando y mantenemos el Paro indefinido hasta que nos den respuesta a nuestras demandas que llevamos solicitando ya más de un mes”, aseguró Salinas quien también es consejera nacional de a CUT, encargada de la Secretaría de Educación de la Central.

Los principales  puntos de la discordia son la falta de técnicos y educadora de párvulos, estimando un déficit de 2000 funcionarias. A ello se suma la brecha en las remuneraciones entre Integra y Junji que en algunos casos, aseguró la dirigente, se eleva a más del 25%.

“Estamos entrampados en las condiciones laborales. Por ejemplo, en la incorporación de más trabajadores en las aulas, específicamente, más técnicos y educadoras de párvulos. Tenemos un déficit de 2 mil aproximadamente”, explicó. Situación deficitaria que no se condice, puntualizó, con el discurso del Gobierno de Piñera que reitera que los niños y niñas de nuestro país están en primer lugar y que por tanto se debe exigir mayor calidad de la educación pero, si no se aumenta la dotación de personal para llegar a cumplir los requisitos de calidad e inclusión, lo único que se logra es sobrecarga laboral que no permite tampoco avanzar en calidad: “Esta nueva institucionalidad, en la que se está exigiendo mayor calidad de los jardines infantiles, es solo un discurso, porque no están todos los trabajadores que se requieren para lograrla”.

La segunda demanda, es avanzar en la disminución de la brecha salarial que mantienen históricamente con la Junji. Los trabajadores de Integra reciben el mismo reajuste del sector público, por lo tanto lo que exigen es un reajuste salarial adicional o una política que vaya compensando estas diferencias: “Nos dan los mismos reajustes que a Junji, por lo tanto nosotros siempre nos vamos quedando abajo. Por eso pedimos un adicional, una compensación, que son mínimas, para ir avanzando. Hay trabajadores que tienen una brecha salarial de más del 25% (…).Y reducir esta brecha es un compromiso histórico”, enfatizó Salinas, recordando que con Junji “somos dos instituciones que pertenecemos al Estado, que están financiado directamente por el Ministerio de Hacienda y con el Ministerio de Educación” aunque precisó “nuestro empleador directo es la Primera Dama”.

Es por eso, que aseguró que: “Aquí, no hay un tema de que nosotros queremos ganar más que todos los trabajadores de la Educación Inicial. De lo que estamos hablando, es de una brecha que debemos compensarla y es eso el adicional que estamos demandando”.