CUT: “Crisis de empleabilidad no está alojada en el mundo del trabajo sino en el modelo productivo del país”

“El mayor pecado del Gobierno es que pretende resolver, por la vía de menor estabilidad y más flexibilidad, un problema que no está alojado en el mundo del trabajo sino que está alojado en un modelo productivo  estanco que no incentiva el crecimiento de los emprendedores, que no incentiva el crecimiento de la pequeña empresa que  no tienen capacidad de crecer y de dinamizar sectores y que por lo tanto se cree más empleo y no que se siga perdiendo como nos está ocurriendo hoy”.

Este es uno de los principales cuestionamientos que la presidenta de la CUT Bárbara Figueroa, formuló a los ejes programáticos del Gobierno de Piñera de cara a constituirse en los pilares de su anunciado proyecto de ley que bajo la excusa de “Modernizar el mercado laboral” – abordando también las nuevas formas de empleo a raíz de la creciente robotización de los puestos de trabajo -intenta reabrir debates que ya quedaron zanjados como el derecho a huelga efectiva y la supremacía del sindicato sobre los grupos negociadores.

El Gobierno atrincheró el debate, convocando mesas de expertos técnicos y dirigentes de centrales de trabajadores para que al alero de estos ejes programáticos,  elaboraran sus propuestas o recomendaciones; cuyos informes fueron entregados  la semana pasada al Gobierno. Los ejes analizados son: “Adaptabilidad y conciliación trabajo y familia para una mejor calidad de vida. Nuevas normas para nuevas formas de empleo. Nuevas competencias y mejor formación para preparar a los trabajadores a los nuevos tiempos. Nuevas formas de fiscalización para proteger de mejor manera a los trabajadores y  Relaciones colectivas más justas, que fomenten el diálogo y la certeza jurídica”. En los documentos, se proponen pactos (individuales y/o colectivos) de jornadas mensuales, semestrales y/o anuales; sistema alternativo de indemnización por años de servicio, Estatuto laboral para Estudiantes de Educación Superior, Trabajo a distancia, regulación de grupos negociadores incluso algunos  sugieren reponer con “cierto límites” el reemplazo en huelga, entre otras materias.

De partida, la dirigente dijo que: “Si uno se pregunta si estos 5 ejes son los prioritario de una agenda para el país, yo diría que de los 5, solamente lo prioritario estaría en capacitación o políticas de reconversión y cómo regulamos las nuevas formas de trabajo, porque todo lo demás no tiene que ver necesariamente ni con la creación de empleo ni con el potencial desarrollo de Chile en empleabilidad sino que más bien tiene que ver con flexibilidad, precarización”, señaló la dirigente.

En esa línea, es categórica en asegurar que las conclusiones de los informes de estas  mesas de trabajo: “No se hacen cargo de la agenda que tiene urgencia hoy día. ¿Cuál es la agenda de urgencia hoy día?: La crisis de empleabilidad que tenemos… ¿cómo la enfrentamos?, ¿con menos derechos colectivos?: No, porque el Código del Trabajo no está pensado para esa labor. El Código del Trabajo lo que busca es resguardar los intereses del más débil, de aquel que nunca va a estar en igualdad de condiciones que el empleador de manera individual. Por lo tanto el debate de derechos colectivos, todas estas propuestas de flexibilidad individual, están muy lejos de hacerse cargo de lo que nosotros necesitamos que es debatir sobre ¿cómo creamos empleo?, ¿cómo generamos empleo a largo plazo?,  es decir no solo para mañana, ¿cómo logramos que las empresas no cierren y que por lo tanto por esa vía no se vaya generando más crisis de empleabilidad, y por lo tanto a partir de eso qué nuevas políticas desarrollamos?.

Sin embargo, concluye: “Nada de eso, lamentablemente, está abordado en estos informes. Y yo diría que eso es lo más preocupante, porque uno puede tener muchos reparos con el contenido, con la forma en que están abordados estos puntos, con el potencial riesgo de proyecto de contrarreforma laboral, pero el mayor pecado del Gobierno es que ellos pretenden resolver por la vía de menor estabilidad y más flexibilidad, un problema que no está alojado en el mundo del trabajo, sino que está alojado en un modelo productivo que es un modelo productivo estanco que no incentiva el crecimiento de los emprendedores, que no incentiva el crecimiento de la pequeña empresa y que por lo tanto no tienen capacidad de crecer y de dinamizar sectores y que por lo tanto se cree más empleo y no que se siga perdiendo como nos está ocurriendo hoy”.

Además, señaló, que la convocatoria de estas mesas de trabajo, son solo una suerte de espejismo de diálogo social pues gran parte de estos ejes “ya estaban en el programa del gobierno de Sebastián Piñera”,  de modo tal que “no es necesario siquiera citar expertos ni a una mesa sindical para validarlos. Y hoy día lo más probable es que el proyecto de ley que se va a presentar en 15 días más, ya esté en manos del Presidente. Por lo tanto todo esto, en términos de forma, carece de esa fuerza y legitimidad de un diálogo democrático, de un diálogo sustantivo”.

Pero, desde la perspectiva de los contenidos en sí,  la dirigente,  va más allá aún: “En  términos de contenido, es un debate que está atrapado, porque nos invita a discutir de futuro pero con una agenda de pasado (…).Son un retroceso, porque atrapan el debate de futuro del trabajo y de desafíos del trabajo del futuro a temáticas que están, medianamente, resueltas o que no deberían seguir siendo materias de debate en nuestro país: Las garantías de derecho a huelga efectiva no debería ser tema en nuestro país si queremos hacer una agenda del siglo XXI”.

Advierte también, una mezcla peligrosa de temas muy diversos entre sí  que se pretenden legislar como un paquete. Por ejemplo, “Nuevas formas de trabajo y el modelo de trabajo de la gente que se vincula a las apps, pero a la vez me están diciendo que eso tiene que ser sobre la base de la posibilidad de pactos de adaptabilidad individuales o relativización del derecho a huelga. Bueno, algo aquí no está funcionando porque estamos metiendo en una juguera temáticas que son distintas y que deberíamos abordar en caminos diferentes (…). Las nuevas formas de trabajo  que son un desafío, es algo a lo que nos tenemos que enfrentar pero esto está mezclado también con todos estos debates de derechos colectivos e individuales. Es una mezcla súper peligrosa”.

Y es precisamente por la forma y fondo, la razón por la cual la CUT no participó en estas mesas de trabajo. Primero porque hay: “Una institucionalidad laboral hoy día que es el Consejo Superior Laboral, donde por primacía debieran hacerse estos debates”. Sin embargo, agregó: “El Gobierno, lamentablemente, esa instancia no la utiliza para estos debates y por lo tanto genera esta suerte de paralelismo con el único objeto, que es lo que hemos sostenido, que de alguna manera se refrenda con estos informes, de poder validar sus propuestas pero no con base al diálogo y la diferencia sino que sobre la  base de asumir las propuestas que este gobierno tiene”.

En ese sentido,  anunció que: Vamos a esperar a que se conozca el proyecto de ley. Vamos a tener que esperar la segunda quincena de enero para conocer el Proyecto de Reforma Laboral. Una vez que conozcamos ese proyecto, tenemos que tomar posición, pero lo que ya es claro es que si el proyecto va en la línea de lo que plantean estos informes,  esta mezcla de temas, esta suerte de juguera, de revoltijo de materias, nosotros el llamado que le vamos a hacer al Parlamento es a que no traicione la confianza de los trabajadores ni menos aún que reabra debates que para nosotros hoy día ya están cerrados. Esperamos que el Parlamento ni siquiera abra el espacio para generar un debate nuevamente sobre cuestiones que no son de la prioridad de la agenda hoy día, que ni siquiera se apruebe la  idea de legislar. Y si es necesario movilizarnos para que los parlamentarios lo entiendan, nosotros lo vamos a hacer. Lo que no le vamos a permitir hoy día a los parlamentarios es que, so pretexto del diálogo democrático, tengamos que relativizar una vez más los derechos de los trabajadores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *