Noticias

CUT se suma activamente a campaña de firmas para nacionalizar el agua: “Agua de todos, recuperemos el agua para Chile”

La meta es juntar más de 500 mil firmas, con las cuales se exija una reforma  en nuestra Constitución Política de modo tal que el agua vuelva a ser de todos los chilenos y chilenas, estableciendo como prioridad el consumo y saneamiento humano por sobre su uso y abuso por parte de mineras y agroindustrias  y por sobre aquellos que especulan con este bien de consumo básico. También con estas firmas se busca impedir las modificaciones que el Gobierno quiere introducir al Código de Aguas con las que se pretende que el derecho privado al agua sea a perpetuidad.

La campaña “Agua de Todos, recuperemos el agua para Chile”, es una iniciativa impulsada por un amplio y transversal abanico de parlamentarios, académicos, actores, concejales alcaldes, organizaciones sociales, tales como los senadores Guido Girardi y Adriana Muñoz; el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi;  la presidenta de la Academia Chilena de Ciencias, Cecilia Hidalgo; el concejal de Providencia, Jaime Parada y el actor Francisco Reyes.

Este jueves, hasta la sede de la CUT, llegaron el senador Girardi y el concejal Parada para reunirse con  miembros del Comité Ejecutivo de la Central para entregar detalles de esta campaña que en dos semanas ya ha reunido más de 20 mil firmas. Solo basta entrar al sitio y dar el click: https://aguadetodos.cl/

Girardi, tras el término de la reunión, señaló que: “La idea es que la CUT, sea uno de los principales actores que puedan encabezar la campaña a nivel nacional para trabajar todos juntos para recuperar el agua, para juntar las 500 mil firmas para que Chile cambie la Constitución, democratizar  el agua; devolverle a los chilenos lo que era de ellos e impedir esta nueva iniciativa que quiere hacer el Gobierno en el Código de Agua –que es distinto a la Constitución- (…) que quiere que el agua sea propiedad privada a perpetuidad para siempre; para que unos muy pocos puedan gozar, donde la mayoría se quede sin agua”.

El parlamentario señaló que si bien el planeta en su conjunto está en serio peligro producto del “cambio climático” causado por el veloz aumento de la temperatura del planeta (“calentamiento global”, debido a las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad del ser humano), la paradoja que se da en Chile es que: “Es el único país del planeta que producto de una Constitución ilegítima del año 80 que hizo Pinochet,  el agua la trasformaron  en un derecho privado, se privatizó. Hasta 1980, desde los tiempos de la Colonia, y como en todas partes del mundo, el agua era un bien nacional de uso público y le pertenecía a la sociedad toda. Podía tener regulaciones, por ejemplo prioridad de uso para el consumo humano”.

Sin embargo, añadió, hoy: “Ustedes tienen en La Ligua que los paltos tienen agua y las personas tienen camiones de aljibe. Nos parece injusto que los paltos tengan agua y los seres humanos se estén muriendo de sed o tengan que usar camiones aljibe (…). En el año 80 se les expropio el agua a todos los chilenos. Se les usurpó el derecho de todos para entregárselo a unos pocos; ocurrió que especuladores a título gratuito inscribieron derechos de agua en 1980 que valen millones de pesos y dólares, mientras las personas no tienen agua. El Estado tiene que comprar a los especuladores agua para darles a los seres humanos y esos especuladores la obtuvieron gratis”.

El concejal  Parada, contó que se creó una Red de Municipales por el Agua de Todos,  porque este un problema que afecta a toda la sociedad y que si se legisla: “Para que el agua pasa a ser un bien nacional de uso público, otro gallo va a cantar”.

La presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, dijo que materias tan sensibles como el derecho a un bien tan básico para la vida del ser humano: “No es un debate de grupos particulares, sectoriales. Son temas tremendamente contingentes que nos obligan a toda la población actuar. Nosotros queremos aportar con nuestro grado de arena: Nos comprometemos a aportar, al menos, con 100 mil firmas desde el mundo sindical”.

La dirigente, enfatizó que los: “Desafíos del trabajo, son desafíos planetario. Para que podamos contar con empleo, necesitamos condiciones medioambientales básicas. Si un territorio vive la sequía, evidentemente que ahí no hay debate sobre agricultura familiar campesina, sobre el desarrollo de un polo de acción agrícola, por lo tanto eso impacta la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras, de las familias, de las comunidades en general y finalmente de los países”.