Noticias

Con multitudinarias marchas y actos convocados por la CUT en todo el país se conmemoró el 1° de Mayo

“Somos la fuerza que mueve Chile: ¡Basta de abusos, basta de alzas!”. Bajo esa consigna, miles de trabajadores y trabajadoras se volcaron a las calles a lo largo de todo el país, sumándose así a la convocatoria de la CUT para conmemorar este 1° de Mayo, Día Internacional de los trabajadores y trabajadoras, haciendo un llamado a “transformar la indignación en organización para enfrentar con esperanza el futuro”.

La tónica fueron las marchas y actos sindical-socio-político-culturales que se desarrollaron de manera tranquila en las ciudades del país, pero con mucha convicción en que la fuerza está en la unidad. Las postales que dejó esta jornada son elocuente en cada uno de las ciudades donde se realizaron las actividades de conmemoración. En el twitter y facebook institucionales están las imágenes de las movilizaciones convocadas por las CUT Provinciales en más de 20 ciudades del norte al sur del país tales como las desarrolladas en Copiapó, Coquimbo, San Antonio, Valparaíso, Cauquenes, Talca, Concepción, Temuco, Osorno, Coyhaique.

En la capital, la marcha recorrió cerca de 1,4 kilómetros, desde Plaza Italia desplazándose por la Alameda hasta calle Santa Rosa con Alonso de Ovalle donde se situó el escenario del acto central. La participación fue transversal. Al ritmo de batucadas y grupos de danza, trabajadoras del sector privado y público de distintos sectores productivos y de servicio se dieron cita con sus banderas y lienzos. También organizaciones de trabajadores(as) migrantes, de la diversidad sexual, de usuarios de la salud, de estudiantes, de comités de allegados, colectividades de partidos políticos y parlamentarios(as) de Oposición,  dirigentes y miembros de agrupaciones de derechos humanos, de Amnistía Internacional entre otras de las decenas de miles de asistentes.

El acto estuvo amenizado por la emblemática banda Los Ramblers  y la orquesta de Los Hermanos Montoya. La presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa entregó en un aplaudido discurso, un análisis de la situación actual que vive el país,  comenzando con: “Un  especial reconocimiento en este Primero de Mayo, a todos los trabajadores y trabajadoras que han perdido su empleo. A los miles de cesantes que miran con angustia y preocupación su futuro. Este es el rostro más doloroso de la crisis de empleabilidad que enfrentamos y del cierre persistente de empresas que hemos vivido en este último período. Como CUT sabemos que enfrentamos desafíos acelerados en el mundo del trabajo, la revolución tecnológica y la informalidad como uno de los más grandes desafíos, pero eso no puede hacernos olvidar como movimiento sindical y país, que mientras hacemos esos debates del futuro presente, tenemos miles de familias que hoy están sufriendo por no tener trabajo”.

La dirigente reiteró el rechazo a las reformas regresivas que está impulsando el Gobierno de Sebastián Piñera como la Tributaria y la Previsional; la de Salud que profundiza aún más el lucro; así como también exigió al ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg a ser  riguroso con los datos de empleo: “No puede el Gobierno, construir sus propios datos con tal de hacerle creer a la ciudadanía que cumplió su promesa de tiempos mejores”, advirtiendo que: “No nos obligue ministro, a denunciarlo ante la Contraloría por el abuso en el uso de cifras y datos sin ningún rigor. Hasta ahora, lo único cierto, es que los tiempos mejores no llegaron y que este Gobierno no le cumplió a los chilenos y chilenas”.

Y sobre proyectos y medidas en materia laboral, la líder de la multigremial más representativa del país, le envió otro mensaje claro y sin ambigüedades al Gobierno: “Si se pretende enfrentar este escenario laboral complejo con más flexibilidad y menos derechos, sepa desde ya que se enfrentará a un movimiento sindical y social que desde diversas expresiones pero en unidad, saldrá a las calles a detener estos retrocesos”.

En esa línea, Figueroa fue enfática: “Si queremos enfrentar de verdad los desafíos, el primer llamado es a tomar posición y señalar si existirá un compromiso real del Estado con un modelo de desarrollo sostenible, que no solo respete los derechos de los trabajadores sino que también respete el medio ambiente. Hoy, debemos apostar a un modelo de desarrollo donde la prevención sea una prioridad. Debemos corregir los errores y prevenir los impactos negativos de nuestras decisiones, no podemos crecer a cualquier costo, no podemos hacerlo afectando el medio ambiente y vulnerando los derechos de las personas”.