CUT: “Reforma Laboral de Piñera es engañosa populista e inhumana” y llama al Parlamento a rechazar la idea de legislar

Es engañoso. No nos entrega ni un minuto más de descanso. No libera jornada laboral para entregarle más tiempo a la familia. Lo que hace este proyecto es ajustar las jornadas, agotar y evidentemente que desgastar a los trabajadores en jornadas extenuantes por sobre las 12 horas y pudiendo en algunos casos llegar incluso a las 16 horas de trabajo en 4 días, para que luego con ese nivel de desgaste, una familia o un trabajador trabajadora pueda decir que descansa otros tres”.

Esa es una de las principales conclusiones del análisis que hizo la CUT sobre el segundo proyecto de ley de Modernización Laboral que este jueves presentó el Presidente Sebastián Piñera, dejando al descubierto la “letra chica” que contiene en sus líneas. La propuesta incluye, entre otros ítem, jornadas de 180 horas mensuales que pueden ser distribuidas de forma diferente cada semana; jornada semanal distribuida en no menos de 4 días ni más de 6; compensación de horas extraordinarias con días adicionales de vacaciones. Piñera aseguró que con los pactos de adaptabilidad y flexibilidad que propone el cuerpo legislativo está apuntando a conciliar mejor trabajo-familia-descanso, mejorando  la calidad de vida de los trabajadores(as) a través de darles, supuestamente, espacios de libertad para pactar sus jornadas de trabajo individualmente.

Sin embargo, la CUT tiene una mirada diametralmente opuesta. La presidenta de la Central, Bárbara Figueroa, en conferencia de prensa realizada este viernes en la sede de la CUT junto al Comité Ejecutivo, señaló categóricamente que: “Los primeros interesados en este país en tener más tiempo para el descanso efectivo, el poder tener una mejor conciliación con la familia y trabajo, de cumplir de mejor manera con la corresponsabilidad  en el desarrollo de las labores del hogar y en el cuidado de los hijos, somos los trabajadores y trabajadoras”.

No obstante, advirtió que este proyecto de ley, “no nos entrega ni un minuto más de descanso”, explicando que el ajuste de la jornada a 4 días semanales no solo aumentaría las horas diarias de trabajo sino que permite incluso que las horas se distribuyan en días feriados y festivos.

Respecto del supuesto aumento de los días de vacaciones, Figueroa  dijo que lo que se está proponiendo  en realidad: “Es aumentar las vacaciones a costa de horas extras. Por lo tanto, no es que estemos ganando más días de vacaciones. Lo que nos están diciendo es que si acumulamos más horas de trabajo con las jornadas extraordinarias  o horas extras, ahí entonces  vamos a poder optar a trasladar estos días  y horas hacia mayores vacaciones cuestión que por lo demás atenta con la propia promesa de campaña que hizo este Gobierno”, recordando que en su momento dijeron que iban a aumentar en 5 días las vacaciones (de 15 a 20 días) “pero en ningún momento señaló que eso iba a ser a costa de horas extras”.

Una de las graves consecuencias de esta lógica de pactos de adaptabilidad y flexibilidad de jornadas, advirtió, será la “sobreexplotación porque en ese tiempo extra que los trabajadores tengan, finalmente lo ocupen para tener otras jornadas u otros ingresos laborales porque este proyecto de ley en ninguna parte se hace cargo de uno de los grandes problemas que tienen los trabajadores y trabajadoras que son los bajos salarios”.

Otro elemento crítico es que con este proyecto se pretende hacer creer que el trabajador en forma individual y su empleador están  en igualdad de condiciones al momento de negociar: “Si la propuesta que me hace el empleador sobre pacto de jornada, sobre distribución de los horarios, no me gusta: ¿Tengo alguna posibilidad de decirle que no?, ¿el trabajador se puede medir como un igual con empleador?, si después el empleador podría decirme: Si no te gusta entonces te vas”.

Sobre la regulación de trabajadores de plataformas Apps, Figueroa indicó que: “Este proyecto nos propone una posición inédita en el mundo (…) Legislar para no reconocer a esos trabajadores como tales (…) establece esta normativa que ellos no tienen relación de dependencia, vulnerando todos sus derechos”.

Es por eso que la conclusión de la CUT es que: “Esta es de las peores propuestas que hemos conocido en nuestro país en materia de condiciones laborales. Es terminar con la jornada laboral, permitiéndole al empleador generar cualquier tipo de mecanismo para sobreexplotar a los trabajadores, sin garantizar ni un día ni un minuto más de descanso sin garantizar ni un peso más en nuestros bolsillos”

El llamado entonces  a los partidos políticos de Oposición y al Parlamento es a que “rechacen tajantemente este proyecto de ley y no le vamos a permitir al Gobierno que pretenda por esta vía introducir cambios en la legislación laboral que impidan a los trabajadores podamos defendernos a través de los sindicatos”, argumentando que con este proyecto de ley se “vulneran todas las posibilidades de que los sindicatos puedan ejercer una acción de protección de los derechos colectivos”.

Nolberto Díaz, secretario General de la CUT, emplazó también al Parlamento a: “Rechazar la idea de legislar en esta materia. Es un proyecto con publicidad engañosa donde se falta a la verdad y donde se  pretende bajo la falsa promesa de ampliar los descansos los fines de semana o de ampliar las vacaciones, engañar a la clase política y a la comunidad en general, señalando que este proyecto trae mejoras cuando lo que trae es perjuicio. Este es un proyecto engañoso, este es un proyecto que está rodeado de una campaña populista para engañar el verdadero trasfondo, que no es otra cosa que hacer un proyecto a la medida de los empresarios. Este proyecto se parece mucho al proyecto de medidores inteligentes de luz: Se construye un instrumento para los empresarios y se pretende que la cuenta la sigan pagando los trabajadores (…). Se pretende lograr el gran anhelo del empresariado chileno que es destruir la jornada laboral que hasta el día de hoy sigue protegiendo a los trabajadores chilenos”.

La CUT, reiteró que: “Si queremos más tiempo para conciliar familia y trabajo entonces avancemos en la reducción de la jornada laboral, pongámosle auspicio y que el Gobierno esté detrás”, refiriéndose así al Proyecto de Ley que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales sin que por ello se reduzcan los salarios (iniciativa de ley que está en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados): “Es una medida efectiva reducir la jornada laboral sin perder un peso de nuestro salario. Si queremos dar señales clara de que estamos comprometidos con los trabajadores y trabajadoras, lo que nosotros esperamos son ese tipo de señales y no que se nos trate de pasar gato por liebre”.

Durante los próximo días se realizarán talleres para llevar a hasta los trabajadores los alcances de este proyecto de ley como también se solicitarán reuniones con los parlamentarios para explicar punto por punto los cuestionamientos y rechazo a esta iniciativa de ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *