Partidos de Oposición se reúnen con la CUT para analizar Reforma Laboral de Piñera y plantear agenda alternativa con foco en Trabajo decente

Dirigentes se reunieron este lunes en la sede de la Central con el Comité Ejecutivo de la CUT para analizar los alcances nefastos que desde la mirada de los trabajadores y trabajadoras tiene la Reforma de Modernización Laboral (RML) presentada por el Gobierno de Sebastián Piñera.

Entre los asistentes a la reunión estuvieron: Rodrigo Albornoz, vicepresidente del PDC; Álvaro Elizalde, presidente del PS; Mauricio Andrews, secretario General del PRSD; Catalina Pérez, presidenta de RD; Juan Andrés Lagos, Comisión Política del PC; Heraldo Muñoz, presidente del PPD; Mónica Quilodrán, Comité  Central del MIR y Camilo Lagos, presidente del PRO.

Tras el encuentro, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, dijo  que: “Hay un punto en común que todos hemos compartido. Acá no se trata solo de rechazar las malas iniciativas, no se trata solo de decir que los proyectos son malos. Se trata, por sobre todas las cosas, también de señalar que hay disposición de parte de los partidos de Oposición para construir una agenda alternativa que permita poner los temas del trabajo donde realmente están las preocupaciones.  Hoy, uno de los grandes temores que tienen los trabajadores y trabajadoras  es a perder el empleo, por lo tanto saben que sometidos a esa presión y a ese temor, muchas veces lo que ocurre es que se termina precarizando sus condiciones: Si no quiero perder el empleo entonces tengo que aceptar cualquier condición laboral”.

De tal manera,  que la idea es establecer una agenda alternativa que permita, aseguró la dirigenta: “Avanzar en  trabajo decente, por lo tanto no terminemos retrocediendo en derechos sino que junto con los desafíos del mundo del trabajo terminemos avanzando en más y mejores derechos. Esa es una apuesta fundamental en la que hemos tenido un punto de encuentro”.

Muñoz, (PPD), afirmó que: “El principio fundamental tiene que ser proteger a las y los trabajadores. Ese es el principio fundamental que todos debiéramos tener presente al momento de ver qué es lo que está proponiendo el Gobierno. Nadie se niega a la flexibilidad laboral siempre y cuando al otro lado de los empresarios, estén sindicatos fuertes que tengan la mínima simetría porque que cuando se habla de acuerdos individuales con los empleadores, evidentemente eso está en contra de los principios básicos para una negociación entre trabajadores y empleadores. En segundo lugar, hay que tomar en cuenta los salarios bajos, esa es una cuestión fundamental porque a la hora que, eventualmente, se reduzca las jornadas horarias y se acumulen las horas en determinados días para tener algunos días libres, lo más factible es que los trabajadores van a ir un segundo, tercer empleo para compensar los bajos salarios”. En esa perspectiva, aseguró que: “Nosotros estaríamos por la disminución real de la jornada de trabajo a 40 horas en vez de 45 para que los trabajadores tengan, efectivamente, más tiempo con sus familias, tengan una mejor calidad de vida y al mismo tiempo, eso puede significar una mayor productividad”.

Lagos (PRO), calificó la iniciativa legal de Piñera como: “Un mal proyecto” que “destruye el valor del trabajo”, por lo que debería llamarse “Proyecto de Modernización Empresarial”. Su apuesta también es por un: “Proyecto alternativo y una nueva visión de las relaciones laborales en nuestro país (…) y eso no pasa por disminuir el poder negociador  de los trabajadores, no pasa por simplemente «darle cierta libertad”- que no es tal- a los trabajadores sino que pasa por fortalecer el valor del trabajo, el valor de los sindicatos y la mejora sustantiva de los sueldos”.

Lagos (PC), señaló que es “un engañó”  la RML de Piñera puesto que: “No hay menos horas de trabajo, no hay mejores salarios, no hay más productividad. Lo que hay efectivamente, es un proyecto que en su arquitectura esencial puede generar desempleo, puede generar precarización, menores salarios y también elevar la tasa de ganancias (de los empresarios) que ya en nuestro país son altísimas”. En esa línea, agregó: “Valoramos que, en este espacio convocado por la CUT, se plantee la idea de construir una propuesta alternativa porque se puede en este país llegar a las 40 horas, se puede en este país elevar los salarios, se puede generar productividad sin precarización.

Elizalde (PS), fue categórico en señalar que este proyecto de flexibilidad laboral “representa una amenaza para los trabajadores”, bautizando el proyecto como “Flexi-inseguridad:  flexibiliza las condiciones laborales, precariza el empleo y genera inseguridad en los trabajadores”. Agregó que: “Bajo el espejismo que esto va a permitir que los trabajadores puedan determinar su jornada, incluso tener más días de vacaciones, viene de contrabando una iniciativa que va permitir el abuso laboral y va a generar mayores dificultades para conciliar el trabajo con la vida familia, extendiendo en rigor la jornada diaria. Creemos que es una mala iniciativa. No es una iniciativa que reconozca un principio básico fundamental que la relación entre empleadores y trabajadores no es una relación simétrica. Por tanto, se requiere una regulación que proteja adecuadamente a los trabajadores”.  

Albornoz (PDC) dijo que: “Hay que reconocer que este proyecto de ley abre un debate. Por lo tanto, es la oportunidad no solo eventualmente rechazarlo, sino que también abrir y plantear temáticas que sean efectivamente relevantes e importantes para los trabajadores”.  En ese sentido, precisó que: “Las claves, los ejes, de protección al mundo laboral, la responsabilidad empresarial en el ámbito laboral, del fortalecimiento del diálogo trabajadores-empresa, mirar en perspectiva el mejoramiento, la reducción de la jornada de trabajo y ver mecanismos para potenciar la capacidad productiva de los trabajadores y mejorar las remuneraciones, ciertamente que van a ser temas que a nosotros a lo menos nos van a preocupar”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *