Noticias

Unidad Social: Abriendo camino por las anchas alamedas para un Chile más justo y solidario

La jornada de protesta nacional de este jueves remeció al país aunque la brutal represión de Carabineros dejó cerca de un centenar de detenidos solo en la Región Metropolitana.

El colectivo Unidad Social, convocante de esta gran jornada de protesta,  en conferencia de prensa dio  conocer su balance. Luis Mesina, vocero de Unidad Social y también de la Coordinadora Nacional de Trabajadores y Trabajadoras NO + AFP, señaló que “estamos conformes porque la ciudadanía, los trabajadores, las trabajadoras han respondido a este llamado que de manera unitaria más de 60 organizaciones hemos formulado al país, cuyo propósito fundamental es colocar en el centro del debate la restitución de derechos fundamentales”, destacando que esta lucha es: “…por la dignificación de la condición humana en nuestro país, es por los hombres y mujeres que habitan este país, chilenos y no chilenos”.

La presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa dijo que esta respuesta ciudadana manifestada en las protestas: “se expresó frente a una autoridad, a una institucionalidad política que no es capaz de responder a las demandas; que frente a la necesidad de avanzar en derechos, está diciendo que quiere retroceder en aquellos y llevarnos a tiempos del Siglo XIX en el caso del mundo del trabajo,  pero que también sigue amenazando el derecho a la educación, a la salud, a  la vivienda; lo que ha ocurrido con la Reforma Tributaria son señales claras de que hoy día estamos frente a una arremetida anti-derechos y en función de los intereses del gran capital que no podemos si no enfrentar con esta máxima unidad”.

  • Mira la Conferencia de prensa de Unidad Social  (balance):

Cronología del avance por las anchas Alamedas

Por Aracelly Bravo Saavedra

La mañana del 5 de septiembre fue fría y nublada en la Región Metropolitana. Antes de las 11 horas distintas organizaciones estaban a las afueras de la estación de Metro Baquedano. A esa hora la Plaza Italia estaba completamente sitiada por las Fuerzas Especiales de Carabineros, los que, además, estaban realizando controles de identidad a la salida del Metro. Bastaba con mirar  alrededor para ver, en cada esquina, piquetes de Carabineros, carros lanza-agua y lanza gases. Y en el cielo, un dron que vigilaría todo el desplazamiento de la jornada.

Los manifestantes no hicieron más que intentar avanzar por la Alameda hacia el poniente, y la represión policial comenzó en un intento por frenar la avanzada popular. La orden de Carabineros era replegar la manifestación hacia el Parque Bustamante (Alameda hacia el Oriente)

Sin embargo, los participantes de la Protesta Nacional lograron vencer el cerco policial por la acera de la calzada norte de la Alameda hacia el poniente.  A la altura del Metro Universidad Católica, el  contingente de Fuerzas Especiales había aumentado considerablemente.

Fue en ese contexto cuando cuatro carabineros detuvieron a Marcos Canales, consejero nacional de la CUT; uno de ellos se enredó y cayó al suelo con Marcos, y otros dos cayeron sobre él, obligando entonces a que lo llevarán a la Posta Central, donde se le diagnóstico un esguince grado dos en una de sus rodillas (ver video).

A estas alturas el actuar de Carabineros era desenfrenado. Solo en el tramo desde Baquedano a Universidad Católica ya habían hecho uso del carro lanza aguas y gases  varias veces y habían detenido a más de una treintena de personas. Un proceder injustificado considerando que los manifestantes solo estaban ejerciendo su legítimo derecho a expresarse, a transitar libremente por sus propios espacios, por su propia ciudad. No hubo enfrentamientos, la violencia vino únicamente desde una parte, y fue desde el Gobierno.

Durante el resto de la marcha el panorama fue más o menos el mismo: Los manifestantes avanzaban unos pocos metros y Fuerzas Especiales formaba cordones humanos para detenerlos. Entonces un chorro de agua contaminada empapaba sus ropas, los lienzos y las banderas, impregnando de químicos no solo las calles, también las pieles de quienes marchaban a toda costa.

En este contexto fueron detenidos varios dirigentes CUT, entre ellos: Nolberto Díaz, secretario General (ver video); de Tamara Muñoz, vicepresidenta de Relaciones Internacionales (ver video) y de los consejeros nacionales, Franz Bagus, Manuel Ahumada y Manuel Valenzuela (Ver video).

Y una vez que iban llegando grupos de manifestantes frente a La Moneda, la violencia policial aumentó. No solo el agua contaminada inundaba la Alameda, el aire también se tornaba tóxico tras una nube de humo blanco que provocaba ardor en los ojos y en la piel. Con estos métodos la policía intentaba reprimir a los manifestantes hacia la vereda sur de la Alameda, a la altura de Nataniel Cox.

Muchos se replegaron en la sede de la Central, momento en que  Carabineros intentó ingresar al edificio, lanzando gas pimienta -que cargaban consigo- hacia dentro, directo a la cara de las personas. El gas y sus efectos se propagó por todo el interior de la casona de dos pisos,  provocando distintos grados de malestar en los trabajadores: Tos, ardor en la piel y ahogos fueron solo algunos de ellos.

  • Momento en que Carabineros tiró gas al interior de la CUT:

Como resultado de la represión policial, hubo cerca de un centenar de detenidos que fueron a parar, en su mayoría,  a la Tercera Comisaría de Santiago. A medida que pasaban las horas de la tarde, los detenidos salían, uno por uno, en libertad. A las 18:15 horas el colectivo Unidad Social hizo un balance de la jornada en la sede de la Agrupación Nacional de Funcionarios Fiscales (ANEF)

Ya a las 20 horas, la jornada de protesta finalizó con cacerolazos en distintos puntos del país. Las manifestaciones en el marco de la Protesta Nacional se hicieron a lo largo de todo Chile, pero fue particularmente en Santiago y en la ciudad costera de Iquique, donde los participantes fueron brutalmente reprimidos. En ese marco, hubo solidaridad internacional de distintas centrales sindicales hermanas.