Noticias

10 Claves del discurso del 1° de Mayo de la CUT

No solo se expuso los argumentos que condenan el manejo de la crisis sanitaria por parte del Gobierno, también emplazamiento al mundo político, en especial a los partidos de Oposición y por supuesto las propuestas que desde el mundo sindical se han formulado para abordar de manera integral la crisis y pos crisis sanitaria, orientadas al resguardo de la salud de la población con protección de los empleos y salarios. 

El discurso de la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, se realizó en la sede de la Central, en el Salón Manuel Bustos, acompañada por un grupo reducido de dirigentes de organizaciones sindicales -tanto del sector público como privado- para así respetar todas las medidas sobre distanciamiento social y aglomeraciones. Además, se implementó un cordón sanitario para controlar la entrada de los asistentes.

Claves del discurso: 

1. Sesgo pro empresarial del manejo de la crisis sanitaria con cargo a los trabajadores

“No es posible que el Gobierno priorice proteger a las grandes fortunas de este país, poniendo en riesgo la vida del pueblo (…) El Gobierno protege más el modelo de ganancias de los grandes capitales, que a los trabajadores y trabajadoras. Muchos países, hoy, junto con proteger la vida, están también protegiendo sus economías. La gran diferencia con países como el nuestro, es que en Chile el modelo económico se sostiene gracias a la precariedad de los trabajadores y trabajadoras. Aquí, un empresario se hace rico a punta de abusos a sus empleados y a costa de no pagar tributos al Estado”.

“Lo hemos dicho insistentemente, no queremos que los trabajadores sean los que paguen los costos de la crisis, pero hoy además decimos fuerte y claro que esta crisis deben pagarla quienes por años han usufructuado de nuestro esfuerzo y trabajo. Los que se han hecho ricos a costa de esquilmar trabajadores deben hacer el esfuerzo principal para que no pasemos de una crisis sanitaria a una crisis humanitaria”.

“No se trata solo de un imperativo ético el proteger a los trabajadores, es la manera en que de mejor forma podremos superar mañana la crisis económica que se anuncia. No será sino por un crecimiento guiado por los salarios que podremos sortear la recesión mundial, donde la repartición de la riqueza hacia los trabajadores, tendrá la capacidad de hacer crecer al país de manera más igualitaria y recuperar más rápido el trabajo para nuestros compatriotas”.

La imagen puede contener: una o varias personas e interior
Salón Manuel Bustos
1° de mayo 2020

2. El Valor del Trabajo

“Somos los trabajadores y trabajadoras, con nuestro tesón, los que ponemos en marcha los países, y eso ha quedado en evidencia de manera brutal en esta crisis. Sin los trabajadores de la salud haciendo frente a la pandemia en los servicios de salud, aun a falta de insumos, poniendo en riesgo su vida y a sus familias; los trabajadores recolectores de basura; las trabajadoras de casa particular; los trabajadores del Estado, de las empresas del comercio, de supermercados, de la minería, de la industria, del transporte”.

“¿Qué sería de nuestro país sin la labor esencial de estos y tantos miles de trabajadores? De los invisibles, de los más golpeados, de los que por décadas han luchado por sus derechos y solo han podido avanzar por su coraje y persistencia. Todos ellos son los que nos demuestran que sin su labor nuestro país estaría detenido. La crisis sanitaria nos vuelve a mostrar la urgencia de revalorizar el trabajo.

Por ello es que no podemos aceptar que siendo nosotros los que creamos valor y riqueza, seamos una vez más los llamados a hacer el máximo esfuerzo. No es justo ni tolerable, porque mañana, cuando la crisis sanitaria pase, para levantar la economía local, la economía de pequeña escala, son nuestros salarios los que ayudarán al negocio de barrio, al emprendedor, al trabajador de feria libre. No serán los dineros en paraísos fiscales los que pondrán en marcha la economía, seremos los propios trabajadores con el fruto de nuestro trabajo los que generaremos el crecimiento en nuestro país”.

3. Aprovechamiento del Gobierno para perpetuar abusos y desigualdades

“Cuando más se requiere protección y estabilidad, el Gobierno optó por aprobar una Ley de Teletrabajo que establece jornadas ilimitadas y con nula capacidad de fiscalizar los posibles abusos que se cometan. Cuando más se requiere seguridad y apoyo del Estado, el Gobierno opta por imponer una ley que traslada todo el costo de la crisis a los propios trabajadores, por la vía de pagar sus suspensiones con cargo al seguro de cesantía, que no son sino los ahorros sacados de sus salarios, estableciendo además que el único aporte que haga el Estado deberá ser devuelto por los propios trabajadores en un plazo de 10 años. Para colmo, se encuentran ad portas de aprobar una ley corta que permitirá el uso indiscriminado de la suspensión individual de los contratos de trabajo incluso en las empresas esenciales.

Las dos principales iniciativas del Ejecutivo en materia laboral en medio de la pandemia, han sido para perpetuar abusos y desigualdades”.

4. Emplazamiento al Parlamento

“Emplazar al Gobierno, pero también al Parlamento, para impedir que se sigan aprobando leyes que atentan contra los derechos de los trabajadores y trabajadoras como ha ocurrido con estas normas. Leyes que han sido aprobadas sin debate alguno, impidiendo que se escuchara la voz de los sindicatos.

Leyes que además permiten la imposición de “acuerdos” individuales entre empleadores y trabajadores, como si uno tuviese la opción de “negociar” individualmente frente al empleador que tiene como herramienta dar y quitar el empleo”.

“Abrir un debate sano y democrático con el Poder Ejecutivo, donde el Congreso juegue un rol relevante y ponga en tensión la manera de enfrentar esta crisis”.

El Parlamento hoy tiene una gran oportunidad de reivindicar su papel en la democracia. Nuestra invitación es a hacerlo de conjunto, pero desafiándonos a emplazar al Gobierno, siendo más audaces e ir mucho más allá en las propuestas. Hoy, es urgente poner en tensión este modelo económico que pone en riesgo nuestra vida, pero que mañana puede llevarnos a una crisis de hambre si no tomamos decisiones radicales hoy. Es tiempo de una Reforma Tributaria que saque de nuestros hombros como trabajadores, el peso de la crisis.

La imagen puede contener: una o varias personas e interior
Salón Manuel Bustos
1° de mayo 2020

5. Emplazamiento a los partidos políticos de Oposición

“Somos conscientes de que nuestras propuestas no siempre serán coincidentes con la Oposición. No pretendemos que nuestras demandas sean el derrotero de los partidos, ni mucho menos, pero no resulta comprensible en ningún contexto que so pretexto de demostrar capacidad de gobernabilidad, la apuesta primera sea terminar legislando con la Derecha proyectos de ley nefastos. Una cosa es respetar el derecho de las bancadas y partidos de no compartir las propuestas del mundo social, pero una muy distinta es terminar avalando los proyectos del Ejecutivo por la incapacidad de actuar de manera conjunta y unitaria, porque la irresponsabilidad de no hacerlo la terminamos pagando nosotros al tener que defendernos con lo poco que tenemos, para hacer frente a leyes que le entregan todo el control a los empleadores, como está ocurriendo con la Ley de Teletrabajo y de supuesta “protección” al empleo.

Por esta actitud mezquina e irresponsable, sí debe responder la Oposición, pues no hay partido alguno en el Congreso que no diga pretender representar a las grandes mayorías de este país: las capas o “clase” medias, los trabajadores, las pymes, entre otras. Hoy, entre políticas híper focalizadas con bonos o subsidios a los más pobres y normas con plenas garantías a los empresarios, existe un universo de millones de trabajadores y PYMES que están en la más absoluta orfandad.

Hoy resulta imperioso hacer un llamado a los partidos de Oposición, un llamado prudente, pero urgente, a actuar con mayor decisión en este tiempo y actuar como verdadera Oposición al Gobierno. Ello no significa solo rechazar los malos proyectos de ley: es, sobre todo, el llamado a mostrar un camino distinto al que ha seguido el Gobierno, desde el Congreso”. 

6. Una nueva Constitución con el aprendizaje de esta crisis sanitaria

“Hoy, cuando la crisis sanitaria nos golpea de manera brutal, mostrándonos la cara más aberrante de la desigualdad, pretenden algunos que desechemos el debate Constituyente, sin entender que es precisamente este contexto, la prueba irrefutable de la necesidad de construir una nueva Constitución para Chile que asegure y garantice derechos fundamentales, como el derecho a la salud y la vida, que hoy nos están siendo negados.

Es el Proceso Constituyente (..) la gran oportunidad de hacer frente a todas las lecciones que nos deja la pandemia, donde el rol del Estado y el rol de los trabajadores se nos han hecho más patente que nunca. Allí, donde ha existido organización; allí, donde ha existido el Estado se ha enfrentado de mejor forma esta crisis. Como país tenemos la gran oportunidad de llegar a la construcción de una nueva Constitución con el aprendizaje a cuestas de esta crisis sanitaria.

7. Debates legislativos ineludibles

  • “Abrir un debate sano y democrático con el Poder Ejecutivo, donde el Congreso juegue un rol relevante y ponga en tensión la manera de enfrentar esta crisis como se está haciendo con los proyectos de ley presentados en materia de Pensiones; con la propuesta de declarar de interés nacional a las AFP, que abre el camino para la nacionalización del sistema de pensiones y el ingreso del proyecto en el Senado, en que senadores de Oposición apuntan a la derogación del decreto 3500, tal como se ha demandado por la Coordinadora No Más AFP. Ambas iniciativas lo que hacen es nacionalizar los fondos de los trabajadores y derogar la capitalización individual, terminando con el negocio en la jubilación de los trabajadores, avanzando así hacia un verdadero Sistema de Seguridad Social, tal como hemos abogado desde la CUT y protegiendo así los fondos de pensiones.
  • Este es el mejor momento para reinstalar debates que fueron propuestos desde el Congreso: una Reforma Tributaria para este tiempo de pandemia; un impuesto a las grandes fortunas para que sean los que más tienen, los que más aporten en esta crisis; políticas de salvataje a empresas a condición de no despedir trabajadores ni rebajar sus salarios; una real renta social garantizada para quienes producto de la pandemia, no pueden generar ingresos.

8. Bloqueo e invisibilidad de las propuestas del mundo sindical

“Desde los primeros anuncios del Gobierno, desplegamos como CUT una estrategia ante lo que se veía venir: presentamos el 17 de marzo un Plan Nacional de Emergencia con medidas en materia sanitaria, solicitando tempranamente la cuarentena nacional con servicios esenciales y turnos de emergencia para asegurar la cadena de suministros. Presentamos propuestas económicas, pues tenemos plena conciencia que decretar Cuarentena Nacional impactaría en las empresas y se requería, por tanto, un paquete de medidas económicas para sostener con el apoyo del Estado la economía y a los trabajadores informales e independientes.  Y presentamos un tercer eje de propuesta para proteger el empleo e impedir el abuso y despidos que hemos conocido por parte de grandes empresas y consorcios trasnacionales.

Este Plan Nacional de Emergencia, presentado por la CUT a la ministra del Trabajo el 17 de marzo, no tuvo respuesta por parte del Gobierno.

El 24 de marzo (…) solicitamos nuevamente reunión con la ministra del Trabajo para exigir la conformación de una Mesa de Monitoreo de Abusos Laborales.

Esta Mesa de Monitoreo recién hace una semana está en vías de conformación y aún no tenemos certeza si se cumplirá el objetivo por el que pedimos su constitución, que es revisar las malas prácticas de las empresas y revertir los abusos que se han cometido”. “No hemos estado ausentes, que no nos inviten a los matinales y canales de televisión, no quiere decir que no hayamos puesto nuestra disposición de aportar y contribuir con propuestas desde el primer día para proteger a los trabajadores y trabajadoras (…) El Gobierno ha optado por buscar respuestas a la crisis exclusivamente con la CPC, haciendo conferencias de prensa donde los ministros, cual empleados privados, acompañan la vocería del presidente de los empresarios”.

“Como CUT hemos propuesto una Renta Básica de Emergencia que llegue a todos los informales y a los formales con pérdida de empleo, que asegure que los trabajadores y sus familias no caerán en la pobreza y que dure todo lo que sea necesario para resguardar la vida y la dignidad de las familias trabajadores, las que somos al menos el 95% de país, los que sin trabajo y sin un sueldo caeremos en la precariedad”. 

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas e interior
Salón Manuel Bustos
1° de mayo 2020

9. Estallido Social del 18 de octubre

“Las calles se plagaron de consignas y demandas el año 2019, todas tras el “¡basta ya de abusos!”. Pero también se irrumpió en las calles porque el crecimiento lento de la economía nos estaba golpeando y eran precisamente los trabajadores los que estaban pagando ese costo (…) Empresas en quiebra y puestos de trabajo que se perdían mientras la promesa de este Gobierno era que traerían crecimiento y empleos. La expectativa económica no cumplida y una economía frágil, también fueron el gatillante de millones y millones en las calles a partir del 18 de octubre”.

10. ¡El sindicato debe organizar lo que el mercado desintegra!

“Pero por sobre todas las lecciones, la más relevante para nuestra vida como sindicalistas es que en situaciones extremas como las que estamos viviendo, cobra más fuerza, sentido y razón la organización. Hoy más que nunca, se reafirma que debemos avanzar en más y mejor organización sindical. Donde existen sindicatos fuertes y trabajadores unidos, los empleadores no han podido imponer sus prácticas abusivas; donde los trabajadores tenemos organizaciones débiles, atomizadas y estamos divididos, los empleadores han encontrado terreno fértil para, a partir de nuestras propias tensiones, imponer los abusos.  Pero donde no existe organización sindical ha sido donde al amparo de las leyes, los empleadores se han aprovechado de manera descarada. Hoy, el llamado a organizarse no es un llamado al vacío, es una urgente necesidad. Sólo organizados podremos hacer frente a esta y próximas crisis. Los trabajadores organizados en sindicatos son los que más han podido resistir la ofensiva de la oligarquía gobernante. Sindicalizarse es entonces la mejor estrategia para los trabajadores y además la única que nos permitirá romper la larga cadena de abusos a las que nos vemos enfrentados. ¡El sindicato debe organizar lo que el mercado desintegra!

Lee acá discurso 1° de Mayo

Revive acá la transmisión del discurso 1° de Mayo