Noticias

Ante anuncios del Gobierno la respuesta es clara: “Hoy llegó el momento de hablar de un impuesto a las grandes fortunas del país para enfrentar la crisis sanitaria”

“No podemos seguir subsidiando la política del modelo para no querer gastar más, para no meterle la mano al bolsillo a los súper ricos. Hoy, llegó el momento de hablar de un impuesto, aunque sea transitorio, a las grandes fortunas para enfrentar la crisis”.

Así respondió la Central Unitaria de Trabajadores, CUT Chile, a través de su presidenta Bárbara Figueroa, al último paquete anunciado la noche de este domingo por el Presidente Sebastián Piñera y que comprende 5 nuevas medidas que se suman a otras disposiciones ya concretadas como la mal llamada Ley de Protección del Empleo (que ha permitido suspender miles de contratos laborales) y el paupérrimo Ingreso Familiar de Emergencia, solo destinado a los grupos más vulnerables del país cuyo monto se va degradando en el transcurso de los 90 primeros días,  comenzando el primer mes con $65 mil por persona.

Y al tenor de estos anuncios, Figueroa, dijo que: “Para garantizar la cuarentena nacional o regional, tiene que ser asegurando los ingresos de las familias porque, no basta con la beneficencia de llevarle una caja de alimentos. Las familias lo que quieren es dignidad; no quieren políticas asistenciales. Y para eso se tiene que legislar un ingreso que supere la ´línea de la pobreza´ y se tiene que asegurar que no se van a seguir perdiendo salarios ni empleos”.

En esa perspectiva, afirmó que, a través de un impuesto al patrimonio de las grandes fortunas del país, se generarían más recursos necesarios no solo para solventar un ingreso familiar por sobre la línea de la pobreza, también implicaría recursos para fortalecer el sistema de salud tanto en insumos para atender los pacientes como los de protección de los trabajadores de la salud y así, enfrentar de mejor manera la crisis sanitaria.

Entre las últimas 5 medidas, Piñera consignó, sin especificar fechas ni montos: “…prontamente la distribución de 2,5 millones de canastas de alimentos y otros elementos esenciales para las familias más vulnerables y de clase media necesitada”. Y, sin explicitar si se exigirán garantías para impedir despidos o de asegurar salarios, anunció la estructuración de un: “Fondo con Garantía del Estado y una Red de Instituciones Financieras no Bancarias, para llegar con más rapidez y profundidad con créditos de capital de trabajo para las empresas más pequeñas”.

Lee acá el paquete de medidas anunciadas por Piñera