Los antecedentes históricos de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT Chile, están vinculados a las necesidades materiales que desarrolló el proletariado chileno en el siglo XIX. Será el artesanado nacional el primer grupo de trabajadores en encontrar en las mutuales el primer tipo de organización colectiva.

La trayectoria de la Central, propiamente tal, comprende dos grandes etapas: La primera se remonta al período entre los años 1953-1973, cuando se funda la Central Única de Trabajadores CUT Chile, bajo el liderazgo del emblemático dirigente Clotario Blest.  Con el advenimiento del Golpe Cívico militar, la dictadura de Augusto Pinochet, emitió el Decreto Ley N° 12 del 24 septiembre de 1973 mediante el cual canceló su personalidad jurídica, siendo disuelta y requisados sus bienes. Sin embargo, los esfuerzos que se hicieron por reorganizar al movimiento obrero, especialmente durante la década de los 80 dio sus frutos: la Coordinadora Nacional Sindical (CNS) y el Comando Nacional de Trabajadores (CNT) terminó en la refundación de la CUT del 53, esta vez bajo el nombre de Central Unitaria de Trabajadores; su proceso de constitución se llevó a cabo en el Congreso realizado el 20 y 21 de agosto de 1988 en Punta de Tralca (Región de Valparaíso)

Y en un recorrido por su larga historia, cabe comenzar con las organizaciones y centrales sindicales que acordaron la fusión para la constitución de la Central Única de Trabajadores del año 1953; todas integrantes de la Comisión Nacional de Unidad Sindical (CNUS) creada en mayo de 1952

  • Las dos facciones de la Confederación de Trabajadores de Chile (CTCH) El Movimiento Unitario Nacional de Trabajadores (MUNT) de carácter anarcosindicalista fundado en 1950, cuyo principal dirigente fue Ernesto Miranda Rivas
  • Comité Relacionador de Unidad Sindical (CRUS) fundado en 1950
  • La Junta Nacional de Empleados de Chile (Junech) fundada en 1948
  • El Movimiento de Unidad Sindical (MUS), fundado en 1952

La CUT se considera heredera de la Federación Obrera de Chile (FOCH) – fundada en 1909 con en el nombre de Gran Federación Obrera de Chile, pero que cambió a FOCH en 1919 hasta 1936- y la CTCH, puesto que compartían los objetivos de unificar y aglutinar el movimiento obrero tanto sus demandas como derechos. Una de las primeras decisiones para evitar la división fue que la CUT nunca se afiliaría a ninguna de las tres centrales sindicales internacionales: la CIOSL, FSM y CISC, posterior CMT.

La CUT apoyó al Gobierno de la Unidad Popular (UP) que encabezó Salvador Allende hasta su derrocamiento el 11 de septiembre de 1973. El 4 de enero de 1972 fue promulgada la Ley N° 17.594, que le concedió su personalidad jurídica y mecanismos de financiamiento para sus actividades. Además de concedérsele la participación dentro del proceso de planificación económica nacional y la administración de las empresas. Sin embargo, este proceso de identificación con el apoyo al Gobierno de la Unidad Popular tuvo sus problemas, más todavía cuando sus dirigentes pertenecían a los partidos que integraban la coalición gobernante.

Tras su disolución, en 1974 en París (Francia) fue creado el Comité Exterior de la CUT (CexCut), integrado por Luis Figueroa (PCCh), Rolando Calderón (PS) y Eduardo Rojas (MAPU), que serviría de vínculo entre el movimiento sindical en Chile y los organismos y partidos que solidarizaban con la causa por volver a la democracia. La CexCUT, integró el Comité Político de la UP en el exterior hasta su disolución en 1980.

En 1979, la dictadura cívico -militar de Pinochet, restauró el derecho de los trabajadores a organizarse. No obstante, un conjunto de leyes conocidas como el “Plan Laboral”, había modificado significativamente las reglas del juego no solo en el ámbito del trabajo propiamente tal también al mundo sindical.

El Plan, impulsado por José Piñera, hermano de Sebastián, estableció cuatro pilares de mercantilización de la economía y, en definitiva, de la sociedad chilena. Entre ellas, la despolitización de los sindicatos, estableciendo como principio el desarrollo de un sindicalismo de mercado concordante con el Modelo de Desarrollo Neoliberal que se estaba implementando. En la práctica, esto se materializó en la eliminación de ciertos derechos conquistados décadas anteriores.

En sus inicios pos dictadura, la CUT se desarrolló en el marco de un proceso latinoamericano de transiciones democráticas que buscaban dejar atrás años de dictadura y en diálogo con el orden Neoliberal. Además, fue necesario adecuar el proyecto sindical a una nueva realidad, profundamente transformada en los últimos 20 años, con efectos radicales en la organización y funcionamiento de la economía y, en particular, en las relaciones laborales. No se trata, entonces, de la simple adaptación táctica al proceso de transición, sino de un profundo rediseño del proyecto sindical.